una semana en Cochabamba (2a parte)

El clima es más caluroso de lo que esperábamos. El sol pica fuerte, aunque no hay nada de humedad y se suda poco. Como estamos avanzando hacia el verano imaginamos que el calor todavía va ir a más, 35 grados fácilmente. Pero no hay que olvidar que estamos a más de 2500 metros, por lo que en la noche hace un fresquito agradable.

La preocupación más acuciante ahora mismo en la ciudad es el agua. A causa de la escasez de lluvia hay muchos cortes y algunos puntos solo tienen agua una vez por semana. Para mitigar el problema la mayoría de edificios tienen pozos o depósitos de agua que bombean a un tanque superior para distribuirlo a las viviendas, y esa es la razón por la que el agua que sale del grifo no es potable.

agua

tanques de agua en primer término y
al fondo el pico más alto de la región, el Tunari con 5035m.

.

Por lo demás la ciudad es genial, está limpia y es bastante segura. Dicen que hay hurtos como en todas partes, pero raramente con violencia, solo hay que evitar un par de zonas y tener ojo con los taxis.

Lo que más nos gusta de la ciudad es como lo tradicional y lo moderno se entremezclan en todos los ámbitos, la arquitectura, la ropa, las costumbres…

grafiti

La cancha es la zona del mercado, donde todo el mundo va a comprar. Los miércoles y los sábados son los días de cancha, y es una locura porque se incorporan las paradas ambulantes y toda la zona se transforma en un laberinto increíble. Al parecer la cancha es el mercado más grande de toda Bolivia y se puede encontrar de todo. Nos recordó a los zocos de Marruecos (nos aconsejaron no mostrar el móvil así que por eso no hay fotos, por ahora :))))

El transporte en Cochabamba es otra de las cosas que nos ha sorprendido. Por una parte están los taxis (cualquiera puede transformar su coche en taxi poniendo un cartel de papel en la luna delantera), que son muy económicos y no tienen cuentakilómetros, sino ojímetro. También están los trufis, que son taxis colectivos de recorrido fijo. Dentro de un trufi nos hemos amontonado hasta nueve personas y el precio es fijo hagas el trayecto que hagas, más te vale llevar el dinero justo para pagar porque no te van a devolver cambio. Por otro lado están los micros de precio variable, que son unos pequeños autobuses tartana muy llamativos.  Todos estos transportes se pueden parar en cualquier sitio (no hay paradas) y también puedes bajar donde quieras dentro del recorrido.

transporte

cochesLa cosa es que en Cochabamba hay un montón de coches, la mayoría muy viejecitos. Al parecer se popularizaron cuando empezaron a llegar autos antiguos chocados de Japón a precios asequibles. Es muy habitual ver clásicos escarabajos y verdaderas tartanas ambulantes. Aquí el peatón es el último mono y se la pasa corriendo para intentar no ser atropellado. Realmente hay que poner los cinco sentidos cuando uno quiere cruzar por un paso de cebra. Es la ley de la selva. Además los cortes de tráfico son habituales a causa de las protestas ciudadanas en forma de bloqueos que impiden el paso de vehículos. Bolivia es el país latinoamericano con más índice de movilización ciudadana. Casi por cualquier causa los colectivos salen a la calle y cortan el tráfico. Hemos oído que hace poco hubo una movilización de los conductores de bus para protestar contra una ley que les prohíbe conducir borrachos, y otra en protesta a la retirada de Los Simpson del horario estelar. También es habitual cruzarse con desfiles con bombos y trombones, o ver a un grupo de soldados hacer la ola.

militares

El caso es que en general las normas son menos estrictas y eso se traduce en situaciones que resultan divertidas y sobretodo naturales y espontáneas.

agua con electricidadEntre otras curiosidades decir que aquí en el W.C. no se puede echar papel higiénico a riesgo de atascarlo, por lo que siempre hay al lado una papelera donde depositarlo y que muchas casas no tienen “calefón” (calentador) y usan métodos alternativos para calentar el agua de la ducha.

También apuntar que aquí no se dan dos besos sino uno, y que probablemente Cochabamba sea la ciudad con los maniquíes más feos que hemos visto nunca.

maniquies

9 thoughts on “una semana en Cochabamba (2a parte)

  1. Los minis se parecen muchos a los jeepneys filipinos! Son hechos con antiguas jeeps americanas también ? Q guay que os gusta tanto la ciudad, parece súper interesante

  2. Jaja, me da gusto saber de vosotros, aquí en Q.Roo México hay taxis con ojimetro también que al escucharme con un “buenas tardes joven” llevame a tal o tal sitio me tratan como un local, solamente cuando vino mi amigo holandés durante 2 semanas hace nada me senti como un gran turista gringo a su lado por su aspecto inconfundible de mega gringo (gorra de beisbol y gafas de aviador, aparte de ser muy alto comparado con los chapparitos locales y sin hablar ni una palabra en español) e incluso andando por el pueblo de pescadores “Puerto Juarez” intenataron vendernos coca, cosa que solo o con Mónica jamás hubiera pasado. Apartr comentasteis que no hay humedad, cosa que extraño ya que fácilmente estamos en el 80% de humedad por estar rodeado de jungla y con el octubre más caluroso que he vivido en mi vida 32°C de promedio. Nada, como en todos los sitios hay pro y contras y con el tiempo uno se va acostumbrando… Militares haciendo el wave??! Como así???jajajaj, muñecas re-feas madre mía.

    A cuidarse, un fuerte abrazo y un beso a ti Silvia (como aqui en México) 🙂

    1. jajaj vaya aventuras! acá también nos tratan como locales y es genial, por cierto tengo pendiente de publicar un pequeño video de los militares, ya verás yaaaa :))))

    1. yo tb le tengo terror, en el departamento donde estamos ahora los grifos están cubiertos con aislante pues resulta que puede pasar la corriente!

  3. Hola chicos, qué bueno ver el blog! Nos alegra que esten bien, disfruten del clima, de la comida y la ciudad. Iremos viendo el blog a menudo.
    Besos!

Deja un comentario